search instagram arrow-down

Entradas recientes

#TOP3 | De la dificultad de defender más integralmente a Venezuela por parte de la izquierda brasileña.

Por Ciro Casique (Publicado en el boletín Nro 5 – Año 2020).

A punto de cumplir dos años en Brasil, esta temporada me ha entregado una perspectiva de análisis privilegiada al observar cómo funciona este Estado burgués en América Latina, entender un poco su cultura, su inmenso territorio y sus instituciones políticas, económicas y sociales. Ya he visto como la clase trabajadora de este país lucha contra el capitalismo racista y patriarcal. Creo que tengo una idea mínimamente formada de esta república acerca de su democracia absolutamente representativa. Luego de este tiempo creo que puedo atreverme a pensar un análisis sobre la relación que existe entre la solidaridad internacional obrera en esta parte del mundo y puntualmente la desarrollada por nuestres compañeres de clase para con nuestra Venezuela.

Desde el Comitê Brasileiro pela Paz na Venezuela (Comité Brasileño por la Paz en Venezuela) se juntan un sin fin de organizaciones obreras y campesinas que expresan su solidaridad al pueblo venezolano frente al descomunal, implacable y asesino bloqueo económico, cultural y comunicacional aplicado por las oligarquías mundiales, el gobierno de los EEUU y el frente de guerra latinoamericano conformado por los gobiernos rastreros, miserables y entreguistas del Grupo de Lima, entre los que se encuentra el racista, homolesbobitransfóbico, autoritario y neoliberal gobierno de Bolsonaro, sólo por introducirlo.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El cerco comunicacional es absoluto, a través de los grandes medios de (in)comunicación como la Red Globo, Band News (propiedad de evangélicos de derecha), SBT, grandes periódicos como la Folha de São Paulo y el Estadão, mantienen y renuevan una obstinada guerra comunicacional contra Venezuela. Cada vez que Venezuela aparece en algún programa de televisión o artículo periodístico, no se tenga duda que los grandes medios (pertenecientes a una de las más bestiales burguesías regionales) van a atacar, invisibilizar, demonizar, criminalizar y pregonar todas las mentiras que puedan existir.

Junto a los mecanismos de bloqueos preparados para lanzar al pueblo venezolano al hambre y a la miseria, se le suman los poderes comunicacionales que construyen el imaginario dominante de la sociedad burguesa. Los medios de (in)comunicación hegemónicos tienen un papel muy legitimado por la población, casi la mayoría de ésta tiene un absoluto vacío informativo del verdadero proceso en Venezuela, de sus verdaderas contradicciones y desconocimiento profundo acerca del daño incalculable que el bloqueo económico nos hace en Venezuela. Nicolás Maduro es representado como un dictador, por ejemplo. Eso no es novedad para nosotres, conocemos muy bien que la dictadura comunicacional burguesa se instaló y está siempre preparada para destruir y deslegitimar cualquier proceso que mínimamente se pretenda popular, tal como Cuba y Venezuela.

El concepto de democracia y el Estado como límites de la defensa

Para mí existe un choque cultural muy grande en relación a las concepciones de democracias que existen en los dos países, Brasil y Venezuela. La mayoría de nuestras poblaciones aún apuestan ciegamente a la idea de la democracia representativa; una democracia que no es democrática, como sabemos, una estafa dictatorial de nuestras burguesías donde ellas siguen dominando el poder en general, donde simplemente nuestros pueblos tienen la oportunidad de votar una vez cada 4 años o 6 años respectivamente, para elegir presidencias, gobernaciones y alcaldías, por ejemplo. Es el único momento donde nuestros pueblos supuestamente ejercen su ilusión de soberanía para entregar el poder a les “representantes del pueblo”. Es una estafa montada para acabar con la verdadera soberanía de los pueblos, que debería residir de forma intransferible en el pueblo, como lo dice nuestra propia Constitución en su artículo 5.

En esa línea hasta la misma izquierda cae en los límites que ese tipo de “democracia” impone a los pueblos. Una democracia ligada a la concepción de los Estados occidentalocéntricos y de su autodeterminación como organización societal autónoma, soberana. Es así entonces como una considerable parte de la izquierda brasileña, desinformada sobre lo que sucede en Venezuela dado que tiene como “fuentes de información” a los grandes medios burgueses, tiene una visión sesgada de lo que acontece en nuestro país.

La izquierda en general no conoce que nuestra democracia constitucionalmente es definida como participativa. Infelizmente sólo reconoce de forma resaltada la institucionalidad burguesa y representativa que aún vive en Venezuela, que es desde donde es defendida por parte de nuestres compañeres. Venezuela como un Estado con un proyecto popular. Es defendida como un Estado que usa el camino democrático del derecho internacional hegemónico, pero no tienen muy en mente, ni en discusión profundamente difundida nuestra naciente y poderosísima democracia participativa, que no es otra cosa más que el propio pueblo organizándose para impulsar y consolidar el Poder Popular a través de las comunas como unidades territoriales de nuestra nueva forma de hacer la democracia, de hacer la gestión de la nueva vida, que pasa por las disputas necesarias entre el Poder Público y su resistencia a entregar el poder que sostiene y el Poder Económico que jamás entregará la potestad que ha detentado históricamente.

Las comunas como unidades de gobierno popular local son las células, los núcleos de organización de la constitución de nuestro nuevo Estado y nuestro nuevo derecho interno. La construcción de ese nuevo Estado está enfrentando enormes, gigantescos desafíos como el híbrido y permanente ataque contra nuestro país y las mismas contradicciones presentadas en el seno del propio gobierno de Venezuela que legítimamente fue escogido por el pueblo venezolano (que de eso no cabe duda para la izquierda brasileña). En lo que sí flaquean es, en buena medida en el análisis de fondo, en el que no se rescatan los avances estructurales que significa la nueva geometría del poder que hoy por hoy tiene el pueblo venezolano para poder disputar y continuar construyendo otra propuesta de organizar la vida social, económica, sexual, genérica, ambiental y un largo etc.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Nuestra democracia participativa y protagónica sigue siendo una salida a nuestros problemas

Como pueblo tenemos oportunidades sin iguales, legales y absolutamente legítimas para la toma del poder en nuestros propios territorios, pero para eso precisamos de una organización que sea soberana, popular y articulada de forma unitaria, como un bloque de fuerzas, que nos permita romper con las amarras que el capitalismo racista y patriarcal nos ha impuesto hasta ahora.

La democracia representativa en Venezuela está en crisis, se encuentra al borde de una discusión urgentísima y necesaria, ¿Vamos a continuar creyendo que la representatividad va a sacarnos las patas del barro? No creo que sea así. Yo creo que el movimiento popular en su diversidad y el movimiento comunero, el movimiento afrodescendiente, las mujeres revolucionarias, el movimiento sexo-género diverso, les trabajadores todes, les ambientalistas, el movimiento autónomo en general, conscientes del camino por construir como horizonte, divisa la continuación de la lucha histórica de nuestro pueblo por alcanzar su propia liberación. La democracia participativa debe ir tomando mucho más espacio en la construcción de nuestras propias políticas económicas, sociales, antirracistas, ambientales, sexuales, genéricas entre otras más para continuar derrumbando el Estado en el que una élite domina, una élite partidista o la vieja élite económica, blanca, racista y machista que la ha dirigido y que siempre nos ha atacado con virulencia porque no soporta que los pueblos se organicen para tomar el poder.

Y la izquierda brasileña no dimensiona ni de cerca esta posibilidad grandiosa que tenemos en Venezuela como legado de la lucha del pueblo organizado y del gigante aporte e impulso de nuestro compañero Hugo Chávez.

Hay pueblos que sueñan con tener las herramientas que tenemos. Nos falta, siempre nos faltará más lucha y más profundización para la construcción del verdadero Poder del Pueblo; pero mi gente, creo que tenemos herramientas para hacerlo.

Puede ser una ilustración
Las banderas junatas son más bonitas | Fotos de Ciro Casique
Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: